El Blog del RIVISMO. Las Pinceladas Experienciales en el Arte Contemporáneo del siglo XXI.

experiencial

El Rostro en el Rivismo. Caras de la Materia y su Máscara experiencial

Escrito por ramonrivas 17-12-2012 en General. Comentarios (0)

 

Composición de Rostros Materiales del Rivismo. Obras de Ramón Rivas.

 

En el Rivismo, elementos o partes de ellos, participan en las Pinceladas Experienciales, como Parte de un Todo. Pero también, una parte de un elemento o el elemento completo, se pueden transformar conceptualmente en un Todo. Incluso, ese Todo, que está compuesto por diversas partes, alguna de ellas, puede ser también el mismo Todo. De esta forma, un Todo puede situarse dentro del mismo Todo.

 

Cuando llegué, todo eran latidos de color. La pantalla principal parpadeaba. Sus píxeles burbujeaban, y entre empujoncitos -como crías que buscan el alimento en su madre-, trataban de no perder su territorio, ni su color. Sus esfuerzos caían en saco roto, porque las variaciones en la pantalla, se debían a reacciones externas y ellos no comprendían semejante perturbación.

En las pantallas del laboratorio, iban apareciendo imágenes en distintos estados emotivos y dependiendo de su grado de positividad, la pantalla principal,  reaccionaba reorganizando sus píxeles y cambiando la paleta de colores.

Al aparecer la cara sonriente de un payaso, -regocijo general en la camada-, el colorido se hizo más vivo, y con mucha más energía. Y cuando le tocó el turno a una tapa de refresco que tenía trazada la comisura de una boca en estado de sonrisa, también varió la gama de colores acercándose a la provocada por el artífice del humor. Imágenes reales, en vídeo o en fotogramas, positivas o negativas, independientemente de que fueran seres vivos o meros objetos, hacían reaccionar a aquella pantalla, que como mero notario, certificaba sus estados de ánimo.

Estos efectos, testados a través de seres vivos, -preferentemente personas-, y procesados por tecnología específica, nos hacen suponer que las personas sometidas al ensayo, empatizan ante imágenes de seres vivos, o ante;  objetos, dispositivos, materiales,…etc.

Elementos, que llevan incorporadas sus experiencias, su aspecto, su desgaste mecánico y físico, y el registro de historias vividas paralelamente en compañía de personas. Parámetros que encajan dentro de la Filosofía y Conceptos del Rivismo.

Ahora, sólo queda aplicar algunos de estos conceptos; “De una Parte al Todo”, para llegar a transformar cualquiera de estos elemento o parte de ellos, en un rostro. Y  Del Todo a una Parte”, para crear los ojos, -u otras partes-, que también representen el mismo todo.

Rostro con características que recuerdan al humano. Pero tanto, sus experiencias e historias  vividas, como sus sentimientos y empatía, se manifiestan en forma de energía sin masa. Una energía que no es visible pero que está presente allí en donde se encuentren estos elementos. Las Pinceladas Experienciales –que captan un instante de estos elementos-, se encargan de transportar esta energía al lienzo durante el proceso de creación de la obra.

El aspecto de estos rostros, induce a pensar en máscaras y disfraces. Objetos que,  -en su momento-, jugaron un papel esencial en el mundo anónimo, en el que las divisiones de clases parecen desaparecer, donde por arte de magia todos se vuelven iguales, donde todo, lúdica y no tan lúdicamente, está permitido. Sin embargo, en los Rostros de la Materia, las máscaras y los disfraces diluyen su origen, sus materiales se hacen transparentes, y tanto, que se confunden con la energía sin masa, -invisible-, que es la que portan estos rostros. Esta suma energética, potencia más;  los rasgos, características, experiencias e historias vividas por sus materiales.

Un concepto aflora al conectar el zoom a las costumbres venecianas. En primer plano; una máscara, pero muy específica. Definida según el párrafo anterior, y dando lugar a un nuevo concepto del Rivismo; Máscara Experiencial.

Paseando por algunas de sus obras; Rostros de la Materia, El Grito del Huevo, Rostros Experienciales,...entre otras, se observan las pinceladas experienciales cargadas de información, misterio, curiosidad,…, que invitan a la reflexión. Máscaras energéticas sin masa, que tratan de proteger el entorno de sensibilidad material que portan estos elementos, Y aunque  lo reitere, son elementos que han vivido historias y que han sido testigos mudos de lo que les ha ocurrido a ellos mismos,  y a las personas que coincidían en su espacio y tiempo.

Expresiones empáticas entre materiales, e incluso intra-empáticas, como sucede en la obra El Grito del Huevo, en donde, el propio rostro en estado de terror por la situación que vive, trasfiere empáticamente a sus ojos la misma expresión, hasta tal extremo de convertirlos en el rostro mismo. Una parte de él, -un ojo-, se pone en el lugar del otro, se clona. El Todo y una Parte suya,  transformada también en el mismo Todo, coinciden en el mismo escenario. En la misma composición. Empatía entre partes del mismo elemento. Intra-empatía experiencial.

Rostros, que se convierten en el soporte visual para que el contenido de las Pinceladas Experienciales,  transmitan  y diseminen las sensibilidades materiales al espacio-Arte. Rostros N-Dimensionales que se convertirán en   soportes visuales del pasado, del presente y del futuro, en cuanto sea posible viajar a través de los Agujeros Negros.

 

 

 

© Rivismo

 

Más artículos del Autor

Perfil y Obras del Autor

Mutación Orgánica. Equilibrio de Energías y de Roles en el Rivismo

Escrito por ramonrivas 20-09-2011 en General. Comentarios (3)

 

 

 Esquema de distribución de Energías y Roles. Mutación Orgánica, Ramón Rivas 2009

 

 

En el Rivismo, la aplicación de Pinceladas Experienciales, permite conceptualmente, establecer Igualdades y Equilibrios entre los Elementos que participan en la obra. Sus características, funciones y roles pueden ser reasignados hasta conseguir una compensación total.

 

 

      El cuadro, Mutación Orgánica (Rivismo, Ramón Rivas 2009 / 195 x 195), sirve como modelo perfecto para explicar muchos de los conceptos que caracterizan al Rivismo y que tienen como principal protagonista sus Pinceladas Experienciales. Conceptos tales como: Igualdad y Equilibrio Experiencial, Empatía Experiencial y Lo Fuerte y lo Débil, entre otros.

 


     Entrando en el tema y más concretamente en el cuadro, la función con mayor potencia la desarrolla la rueda dentada, tipo engranaje. Su poder y función, se transmite al huevo que sufre una mutación orgánica y se va transformando poco a poco en rueda dentada. El propio elemento unicelular alimenta el depósito de combustible mientras dura el intercambio. El proceso de transmisión finaliza al establecerse el equilibrio entre ambos elementos. Como árbitro de la contienda, otra rueda de acero con cadena, contempla la evolución mutacional.
     También las chapas de hierro y cobre, reciben en forma de pequeñas ruedas dentadas, aportaciones del elemento principal, de tal forma, que en estos cuatro elementos (rueda-huevo-hierro-cobre), se establece un equilibrio de fuerzas y una reasignación de roles.
     Los tubos que ejercen la función de costuras, utilizan su condición hueca para facilitar el proceso entre estos materiales. Mientras tanto, las virutas existentes en estas uniones, y que son el resultado del intercambio energético-funcional, observan, como si de un río se tratase, los arcos de un supuesto puente que une sus orillas. Su color morado o malva, será el distintivo que acredite el final del proceso.
     El huevo frito que es blando y frágil, pasa a ser duro y con potencia similar a la rueda dentada. El elemento de mayor fortaleza, reparte en beneficio de los más débiles. En el proceso final se establece la Igualdad y Equilibrio, y todo esto, por la utilización conceptual de las Pinceladas Experienciales.
     En todo este proceso, los elementos orgánicos y materiales intervinientes, pasan por la fase de ponerse en el lugar del otro, como camino para alcanzar los objetivos marcados. La Empatía Experiencial es protagonista para realizar esta mutación orgánica y el equilibrio y la reasignación de roles.

     En cuanto al diagrama energético, la fuerza principal va desde la rueda hacia el huevo. Toda esta energía es distribuida también a los restantes elementos del cuadro, mediante un vector dirigido desde la escalera de caracol hasta el lucernario situado en la esquina superior derecha. Esta diagonal energética actúa como pulverizador, al interferir sobre la fuerza principal, difuminando el espectro energético hacia todos los puntos del cuadro.
     Lo fuerte cede sus funciones a lo débil, como hemos visto, la rueda dentada al huevo. También, en el caso de la garrucha de acero, que tiene unas fisuras y están reparadas por un elemento débil, el hilo. Igualdad Experiencial, hace su aparición conceptual, Lo Fuerte y lo Débil
, pasan a significar lo mismo.
     En el proceso final, se ve cómo a través de un túnel van pasando los elementos ya equilibrados y con los roles reasignados. Huevos con yemas de color morado, teñidos por el resultado compensatorio del hierro y cobre, pasan a transformarse en elementos principales tipo rueda-huevo, que se desplazan por un túnel construido por tubos huecos. De esta forma, todos los elementos que intervienen en la obra, tienden porcentualmente al mismo protagonismo.
     La composición de la obra, también se mantiene en equilibrio. Existe una compensación entre sus elementos en cuanto a tamaños, disposición, colores, luces y funciones. Cada elemento, mantiene las características instantáneas del mismo momento en que se captaron para integrarse al cuadro como Pincelada Experiencial.
     Por lo tanto, aportarán la luz, el brillo, las sombras,…etc., que tenían en el momento de dicha captación. De aquí, que en la composición general pueda denotar falta de lógica global. Pero es aquí en donde entra la filosofía del Rivismo. Cada pincelada incorpora fielmente al soporte, toda la información y experiencias vividas por elementos, dispositivos y materiales. La integración de las mismas al escenario se hace bajo esta premisa.
     El resultado final. Una obra cargada de energía, invisible para nosotros, pero que interacciona positivamente con los sentimientos del observador mientras pasea entre sus entrañas experienciales.

 

© Rivismo

 

 

Más información: http://www.rivismo.com/



Empatía Experiencial. Los Sentimientos de los Materiales en el Rivismo

Escrito por ramonrivas 15-07-2011 en General. Comentarios (0)

 

 Montaje: Fragmentos de obras del Rivismo, para mostrar la Empatía Experiencial

 

 

La empatía, tiene su ámbito de aplicación, en escenarios donde los actores son personas de carne y hueso. Pero no sólo eso. Son intérpretes vestidos de sentimientos que rellenan muchos capítulos en el guión que la propia vida se encarga de escribirles. Sentimientos propios y ajenos flotan buscando dónde alojarse. Cuantos más sentimientos ajenos comparta una persona, mejor será su relación con las portadoras de esos sentimientos.

 

 


   Todo esto podemos reforzarlo, incorporando algunas definiciones de la palabra empatía. Entre ellas:
   "Habilidad para percibir y comprender los sentimientos y emociones de otras personas. Supone el saber ponerse en lugar del otro para entender su punto de vista". "La empatía es el conjunto de capacidades que nos permiten reconocer y entender las emociones de los demás, sus motivaciones y las razones que explican su comportamiento"…etc.
   Sin embargo, no obtendríamos ningún resultado positivo si lo que buscásemos fueran los sentimientos y las emociones de elementos materiales y sus interacciones. Pero si tenemos en cuenta otra definición: "Una primera y muy general aproximación a la definición de empatía es que se trata de una forma de captación de la realidad experiencial del otro".
   Entonces, la situación cambia. En el Rivismo, las Pinceladas Experienciales basan su función en reunir experiencias vividas por elementos y materiales en general, y servir como materia pictórica para crear un cuadro repleto de dichas experiencias.
   Experiencias vividas, por materiales, objetos, dispositivos y otros, que en compañía del hombre, son testigos mudos de todo lo que acontece en el entorno. El espejo retrovisor del coche, por ejemplo, acaricia la cara del conductor, recoge todas sus instantáneas, sus gestos, sus estado de ánimo y su mirada. También recibe, como si de una película se tratase, todo lo que ocurre en los asientos traseros del vehículo. Actúa como una pantalla de cine, en donde se proyecta lo que pasa dentro del habitáculo y lo que los cristales dejan ver.
   En definitiva, este espejo es testigo de lo que sucede y como esponja, absorbe; historias, conversaciones, situaciones, sentimientos,…etc. Pero él mismo, también se transforma, se empaña, sufre los cambios atmosféricos y se desgasta. Experiencias externas e internas de este material que quedarán adheridas al cuadro en caso de ser utilizadas como Pinceladas Experienciales. Nosotros veremos una instantánea de dicho espejo, como pincelada.    Apreciaremos sus aspectos físicos y químicos pero no podremos captar sus sentimientos. Dichos sentimientos quedan registrados en una dimensión no reconocible por los humanos en forma de una energía sin masa y por lo tanto no visible. Todos estos conceptos son aplicables también a otros elementos: un motor de coche, un dispositivo, una chapa oxidada, un huevo frito, una brasa,…etc.
   Con estos conceptos metafísicos, construiremos transvases energéticos sin masa entre diversos elementos, de tal forma, que pueda establecerse un paralelismo con la empatía humana. Transvases que podemos ver en la obra de Ramón Rivas: El Grito del Huevo, en donde las transparencias permiten a ciertos materiales ser vistos a través de otros, y por lo tanto dejar pasar sus sentimientos a través del otro y ponerse en su lugar. En la zona de unión de las pinceladas experienciales, se producen intercambios y fusiones de experiencias materiales y por lo tanto de sentimientos (ver obras: Atrapamiento experiencial y Puntadas sin Hilo). De esta manera se puede entender el concepto de empatía experiencial.
   También en obras como; Complicidades o Mutación Orgánica, están presentes otros conceptos del Rivismo, como son la Igualdad Experiencial y el Equilibrio entre lo Fuerte y lo Débil. Una pompa de jabón protege a una chapa de acero y deja verla a través de ella. La burbuja recibe los sentimientos materiales de la chapa y se pone en su lugar. Un huevo frito, muy frágil, se pone en situación de una rueda dentada de acero, y en esta ocasión, se produce una transformación o mutación conforme se transfieren los sentimientos de la rueda hacia el huevo.
   Teniendo presente otro concepto más del Rivismo; De una parte al todo y del todo a una parte, es posible que la empatía experiencial, esté tanto en el Todo como en una de sus Partes. En la obra: El Grito del Huevo, los sentimientos reflejados en la yema de huevo,- que se representa en forma de cara-, tales como; impresión, dolor, horror.., son idénticos a los que tienen sus dos ojos. Los ojos son la clonación de la cara. En este caso, podemos hablar de una empatía interior, que traducida a los conceptos abstractos utilizados, ser trataría de una intra-empatía experiencial.
   Para entender mejor estos conceptos, el autor trabaja con cuadros de formato grande, con la intención de que sean paseables. El observador, tiene la opción de pasear por diversas partes de la obra y reconocer objetos y materiales incorporados mediante las Pinceladas Experienciales, tal como se captaron instantáneamente.
   Las experiencias vividas por estos elementos, transformadas en sentimientos, permanecen invisibles en forma de energía sin masa. Su comprensión será función de la información fidedigna que disponga el observador y de sus propias experiencias. De esta forma, será más fácil visualizarlos y poder establecer así, una corriente activa entre la empatía humana y la experiencial. Y en este caso, entre la obra y el observador.


© Rivismo

 

Más información: http://www.rivismo.com/